El reloj biológico de las mujeres se ha retrasado

Publicado en Posibles problemas y guardado como Comentarios desactivados en El reloj biológico de las mujeres se ha retrasado

Si esperas mucho a que suene tu reloj biológico puede ser que cuando quieras tener un hijo se convierta en una carrera de obstáculos. Hoy en día, la edad de tener un hijo, según varios estudios se centra a la edad media de 32 años. Aunque exteriormente tu cuerpo está en perfectas condiciones, interiormente en muchas ocasiones ya se complica a la hora de fecundarse naturalmente.  La edad más fértil de una mujer es de los 20 a los 30 años.  En esta edad se tiene un nivel de fertilidad muy alto, pero la vida suele estar poco estable. Después siguen los estudios, la carrera profesional, empezar en el mundo laboral… Y aunque se está en el mejor momento de producción de óvulos de alta calidad, en muchas ocasiones todavía no se plantea concebir un hijo. Es importante que sepamos que a partir de los 35 años se reducen las posibilidades y cada vez es más difícil. Y por este y otros motivos debidos a las prioridades de cada uno, a los proyectos, al entorno  y a la vida social que han cambiado, cada vez más mujeres se someten a algún tratamiento de fertilidad como es el caso de la fecundación in vitro en Barcelona.

Y es que antes la mujer se casaba con el único objetivo de ser madre y tener hijos, pero hoy las prioridades son otras. Que las preferencias de una mujer han cam

biado , es cierto, pasamos parte de nuestra vida adulta formándonos, después de tantísimo esfuerzo queremos empezar una carrera profesional, y además encontrar una pareja estable, hecho que muchas veces es una misión difícil. Y una vez has conseguido todo esto ya tienes entre 30 y 40.

Son muchas las causas que producen infertilidad. Se dice que si una pareja lleva más de un año intentando tener un hijo, y no lo ha conseguido, ya tiene problemas de esterilidad.  A las causas masculinas, como alteración del semen o en la eyaculación, y las femeninas, son obstrucciones en las trompas o anomalías uterinas, e incluso sociales. A todas ellas se le suman problemas reproductivos inexplicables que no encuentran ninguna solución médica.

Es cierto, que aunque un tratamiento de fertilidad no nos produzca ningún efecto dañino a nuestra salud, si nos produce un desgaste tanto económico como físico y el que más cuesta de curar, un desgaste emocional y psíquico.

Los comentarios están cerrados.

Fecundación in vitro, una web en la que hablamos de la importancia de la fecundación in vitro, que es, por que se necesita,…