Cuidados para el embarazo

Publicado en informacion Comentarios desactivados

Las mujeres que estén pensando tener un bebé deben saber que el proceso comienza por cuidarse ellas mismas. El embarazo requiere muchos cuidados y, entre ellos, llevar a cabo una dieta saludable y sana; el mejor aliado para nuestro organismo.

Hay que tener en cuenta que el embarazo lleva a nuestro cuerpo a experimentar una serie de cambios hormonales que repercuten a nivel físico y también en nuestra piel. Nuestro cuerpo y nuestra piel sufren alteraciones desde el inicio del embarazo aunque cada mujer las nota y siente de manera diferente.

Sin duda, la piel se puede ver muy afectada y uno de los problemas más comunes y temidos durante los embarazados son las estrías, que salen a la luz sin darnos cuenta y que nos pueden dar más de un quebradero de cabeza.

Además del uso de productos específicos para los diversos problemas que puedan surgir en la piel, uno de los hábitos más saludables -y que además resulta indispensable- es beber agua.

Mantener el cuerpo convenientemente hidratado, a través de la ingesta de líquido abundante, es imprescindible para conservar la elasticidad de la piel y evitar la aparición de estrías. Algunos consejos para intentar elevar la cantidad de agua ingerida y cuidarse en el embarazo son:

  • Tomar líquido poco a poco en lugar de tomarlo de golpe, de principio a fin.
  • No solo ingerir líquido a través de agua sino que existen algunas bebidas y alimento sólidos de alto contenido acuoso que también nos ayudan a aumentar la cantidad ingerida.
  • La mejor manera de hidratarse es tener siempre disponible líquido. Para esto, puede ser muy útil la instalación de una fuente de agua y bebida refrescante de empresas como Aquaservice que, además, gracias a su formato mini de medio litro, nos permite llevar siempre con nosotros agua mineral natural.

¿En qué consiste la fecundación in vitro?

Publicado en informacion Etiquetas: Comentarios desactivados

Muchas mujeres que no pueden quedarse embarazadas recurren a métodos de reproducción asistida. Se trata de intentar ayudar a la naturaleza a hacer su labor mediante técnicas médicas, como puede ser la fecundación in vitro o la inseminación artificial. Lo normal cuando se certifica que hay un problema es acudir a un médico profesional especialista, contarle nuestro problema y ver cómo se puede solucionar.

Una de las posibles soluciones es la fecundación in vitro (FIV). Algunas parejas que se hallan en situación de no poder quedar embarazadas no se atreven a dar este paso, bien porque desconocen en qué consiste o porque les da miedo someterse a tratamiento. Para intentar despejar tus dudas, vamos a explicarte qué es y cómo funciona.

Qué es la fecundación in vitro

Denominada a veces por sus siglas FIV, o en inglés, ICS, es una técnica de reproducción donde la fecundación se realiza fuera del cuerpo de la madre. Eso quiere decir, normalmente, que se ha agotado la posibilidad de intentarlo a través de la inseminación y se convierte en el último recurso.

Lo que se hace es la extracción de varios ovocitos maternos y espermatozoides masculinos para reproducir la fecundación en un medio externo, normalmente un espacio líquido. Para que esto sea posible se somete a la madre a tratamiento médico para la estimulación hormonal de sus ovarios. Una vez que se ha producido, el llamado pre-embrión se traslada al útero de la mujer para que se desarrolle hasta el momento de dar a luz.

Es importante entender también que la tasa de éxito en FIV no es alta (se halla en torno al 27%), pero depende también de la edad de la persona y otros factores. Por ejemplo, en los casos de mujeres con menos de 35 años hay muchos más de niños nacidos vivos, prácticamente la mitad.

Esta técnica médica es muy buena para diversos casos de personas del sexo femenino que no pueden albergar a una criatura en su seno: gente que ha sufrido cáncer y ha tenido que recibir un tratamiento de quimioterapia muy fuerte, mujeres con problemas en las trompas de Falopio o incluso se encuentran en situación cercana a la menopausia.

Entra en el enlace (FIV Madrid) si vives en la capital y estás buscando un especialista que trate tu caso para que puedas aumentar tus probabilidades de tener hijos.

Pasos de la fecundación in vitro

Publicado en informacion Comentarios desactivados

La fecundación in vitro es una de las técnicas para muchas mujeres que ponen sus ilusiones en la misma con el objetivo de llegar a tener un hijo propio entre sus manos. Este proceso, como muchos otros relacionados con la inseminación artificial, requiere de una serie de pasos, los principales, que han de realizarse poco a poco para conseguir aumentar las opciones de éxito.

Esos pasos son los siguientes:

  1. Estimulación ovárica. En este paso lo que se hace es que, el segundo día de la menstruación, se empieza con una estimulación en los ovarios, cosa que se hace administrando medicamentos, hormonas gonadotropinas o gonadotrofinas que permiten que los ovocitos maduren (normalmente se mantiene un control extremo en esto para que no se pase).
  2. Extracción de ovocitos. Una vez que éstos han madurado toca el turno de extraerlos para poder funcionar con ellos y trabajar en un laboratorio.
  3. Fecundación. Ya que se tienen los ovocitos en el laboratorio, y una vez se le han hecho pruebas y verificado el estado de los mismos, se comienza con la fecundación de los mismos esperando hasta que se ve si la misma ha tenido éxito. Es cuando se inicia el siguiente paso.
  4. Cultivo de embriones. La fase suele durar solo entre 2 y 5 días pero por norma  general los embriones sanos y con más posibilidades se implantan a los 3 días cuando ya se sabe cómo puede reaccionar.
  5. Transferencia. Es el último paso y uno de los más importantes porque puede haber rechazo por parte de la madre y entonces habría que empezar de nuevo. Consiste en transferir algunos de los embriones seleccionados en el útero de la madre siendo los otros congelados en caso de que se necesiten. Si sale bien, el embarazo llega hasta el final. Si no, hay que volver a intentarlo.

Hidratación para un embarazo saludable

Publicado en informacion Comentarios desactivados

Llevar a cabo una hidratación constante y abundante es imprescindible en cualquier momento de nuestra vida para asegurar el correcto funcionamiento de nuestro organismo pero, durante el embarazo, esto aspecto hay que tenerlo más en cuenta, si cabe. Para garantizar la calidad de vida tanto de la madre como del hijo y que todo transcurra con normalidad es importante cuidar algunos aspectos, entre los que se encuentran: una dieta equilibrada, el ejercicio físico y una cuestión importante, la ingesta de niveles suficientes de agua.

Durante este periodo el cuerpo de la mujer sufre una serie de transformaciones que requieren una mayor ingesta de líquidos. En esta etapa, una hidratación adecuada tiene los siguiente beneficios:

  1. Favorecer el crecimiento y desarrollo del feto
  2. Formación del líquido amniótico
  3. Soportar el mayor gasto energético producido como consecuencia de la gestación
  4. Prevenir molestias como hipotensión, mareos o golpes de calor
  5. Tolerar mejor el calor ya que teniendo en cuenta que, el incremento del volumen sanguíneo provoca una mayor temperatura corporal, en épocas con temperaturas más elevadas, es más importante que cuidemos la hidratación para tolerar mejor el calor.

Hay que tener en cuenta que cerca de las 2/3 partes del aumento del peso de la mujer durante el embarazo son agua. En este sentido, las necesidades de líquido diario, las sitúan los expertos en 2 y 2,5 litros en embarazadas; aunque situaciones especiales como la actividad física o la temperatura ambiental por encima de 30 grados, hará que los requerimientos de líquidos aumenten.

Un aliado en esta etapa de la vida es Aquaservice ya que gracias a su agua mineral natural y a su bebida refrescante, podremos estar constantemente hidratados. Además, con su formato práctico para llevar (botellines mini de agua mineral natural de 50cl.) , es ideal para llevar Aquaservice siempre con nosotros.

Al igual que ocurre con algunas mujeres que quieren darle la oportunidad a otras para ser madres y cumplir el sueño que quieren tener, en el caso de los hombres también pueden formar parte de ese sueño y ayudarlas mediante la donación de semen, una práctica extendida entre los hombres que supone, además, una pequeña remuneración por someterse a este proceso.

Esta práctica se puede realizar a los hombres siempre y cuando las pruebas que se le realizan previamente a la donación sean positivas y lo capaciten para ser donante de semen. Es a partir de ese momento cuando el hombre puede donar semen sin problemas dentro de un periodo de tiempo mucho menor que las mujeres que necesitan más tiempo para recuperarse de la intervención a la que se someten.

Para poder ser considerado un buen donante de semen la edad del hombre ha de ser de 18 a 35 años, con un buen aspecto físico y personalidad además de no tener enfermedades genéticas, infecciosas o mentales. En este caso se suele revisar todo el historial médico del donante para verificar que no habrá problema al respecto.

Algo que incapacita como donante es el hecho de haber engendrado ya a más de 6 hijos. Si no es así, lo más normal es que pueda realizarse sin problema alguno tomando muestras para calcular si el semen es viable para los tratamientos y así saber si es o no un buen candidato.

En cuanto a la remuneración, ésta es mucho menor que en el caso de las mujeres pero tiene la ventaja que pueden repetir. Ten en cuenta que al ser una donación de semen no debería haber compensación económica pero son muchas las clínicas que los dan para agradecer el gesto.

Es una técnica complemento de la Fecundación in Vitro (FIV) que sirve para seleccionar embriones libres de alteración genética o cromosómica. Se utiliza para asegurar la descendencia sana y terminar con la transmisión de posibles patologías genéticas.

Las indicaciones más frecuentes para el uso de esta técnica son:

  •  Alteraciones genéticas transmisibles maternas o paternas. Como por ejemplo: Enfermedades que afectan a un único gen y que cuya mutación es sabida y analizada.  También trastornos ligados al cromosoma X, que aunque el gen no es conocido se evita con la selección de sexo. Y anomalías cromosómicas estructurales.
  • Screening aneuploidías: Edad materna avanzada, abortos de repetición o fallos continuados de implantación.
  • Otras: Histocompatibilidad y Alteraciones cromosómicas en espermatozoides

Procedimiento

La Fecundación in Vitro (FIV) y la Microinyección Espermática (ICSI) empiezan con la estimulación de los ovarios mediante el uso de medicamentos. La finalidad de este tratamiento es obtener el desarrollo de varios folículos, en cuyo interior se encuentran los óvulos. Con el fin de evitar la ovulación espontánea se asocian otros tratamientos con acción hormonal.

Resultados

La probabilidad de tener una descendencia sana tras este tratamiento depende de la indicación que justifica su aplicación: Los factores que intervienen en el número de probabilidades de tener un número suficiente de embriones de buena calidad son: los números de ovocitos obtenidos de buena calidad, la edad del paciente, y las causas que han determinado la indicación del DGP.

La posibilidad de embarazo está en función de la edad de la paciente y del número y calidad de los embriones transferidos.

Los principales riesgos de este procedimiento terapéutico son:

  1.  Embarazo múltiple.
  2.  Síndrome de hiperestimulación ovárica.
  3. Embarazo ectópico.
  4. Aborto.
  5.  Eefectos congénitos y alteraciones cromosómicas de los hijos.
  6. Fallos del procedimiento de DGP, durante la biopsia puede dañarse el ovocito o el embrión, lo que produciría una detención de su desarrollo. Esta técnica también presenta fallos diagnósticos en un 4 al 8 % debido a:
  7. Riesgos de la anestesia.
  8. Riesgos psicológicos como ansiedad o síntomas depresivos.

Algo más sobre la fecundación in vitro

Publicado en informacion Comentarios desactivados

La especie humana depende de la capacidad de reproducción. Las mujeres y los hombres poseen cualidades físicas necesarias para ello como es el sistema reproductor de cada uno. Este sistema es apoyado por un instinto que hace que las personas sientan un impulso que les lleva a la reproducción. Se trata de un estímulo tanto físico como mental. Pero a veces la naturaleza juega una mala pasada a las parejas que están preparadas mental y económicamente para traer al mundo a un nuevo ser humano.

Esas ocasiones en las que las técnicas tradicionales no funcionan, causando cierta frustración en los futuros padres por no ser capaces de concebir, entra en juego la ciencia para darles una oportunidad más a través de técnicas de reproducción asistida. De todas ellas, la fecundación in vitro es la más popular.

Fecundación in vitro

 

Pero ¿en que se basa? Bien, se trata de un método de concepción artificial que consiste en la fecundación de los ovocitos por medio de espermatozoides realizada fuera del cuerpo de la madre. Es decir, tomamos lo que necesitamos del padre, tomamos lo que necesitamos de la madre, y realizamos la fecundación de manera asistida y controlada. Esta imagen que tantas veces vemos en televisión a través del telediario, ilustra perfectamente de que se trata.

Para ello la mujer debe seguir un tratamiento de hormonal controlado que ella misma se podrá administrar. La fecundación se facilita extrayendo ovocitos por un lado, espermatozoides por otro realizando la fecundación en un medio líquido. Una vez fecundado se transfiere al útero de la madre para que se desarrolle completamente.

Si aún tenemos más dudas sobre esta conocida técnica, podemos ver el vídeo que se encuentra en el siguiente enlace.

 

Problemas y soluciones para concebir a un hijo

Publicado en informacion Comentarios desactivados

El gran problema de las mujeres a la hora de concebir un hijo, en la que hoy se considera la plenitud de su vida, reside en que en ese momento ya se producen pocos óvulos y además no son de muy buena calidad. A partir de esta situación actual de la mujer, surge una doble vía de actuación: por un lado, la posibilidad de la congelación de sus óvulos a una edad temprana – sobre los 20 y 30 años – y por otro lado, someterse a un tratamiento de fertilidad con donación. Si te encuentras en la edad temprana pero crees que aún no es el momento de ser madre, la congelación de tus óvulos, lo que médicamente se conoce como la vitrificación, puede ser una opción a valorar si en el futuro quieres ser madre y evitar posibles complicaciones.

En clínicas como FivMadrid, donde trabajan especialistas médicos en temas de medicina de reproducción y tratamientos reproductivos, se puede acceder a a alguno de los tratamientos más comunes que existen hoy en día para concebir a un hijo, y que son:

  • Inseminación artificial: los médicos depositan una muestra de semen, previamente seleccionado, en el tracto uterino para facilitar el encuentro de ambos en el interior de la mujer. La cifra aproximada de su coste es alrededor de 1.000 euros.
  • Fecundación in vitro: es la mejor opción si la mujer tiene las trompas obstruidas o si el semen posee algún problema. ¿como es? El óvulo y el espermatozoide se unen en un laboratorio para después transferirlos al útero. Cuesta entre 5.000 5.500 euros
  • Donación: de óvulos o semen. Según la ley no pueden nacer más de 6 niños del mismo donante, aunque la realidad es que no existe ningún registro nacional común de estos nacimientos. Un tratamiento de donación de óvulos puede costar unos 8.000 euros.
  • Vitrificación: congelación ultrarrápida de los óvulos, que evita daños y la formación de hielo. Cuesta unos 2000 euros.

Si esperas mucho a que suene tu reloj biológico puede ser que cuando quieras tener un hijo se convierta en una carrera de obstáculos. Hoy en día, la edad de tener un hijo, según varios estudios se centra a la edad media de 32 años. Aunque exteriormente tu cuerpo está en perfectas condiciones, interiormente en muchas ocasiones ya se complica a la hora de fecundarse naturalmente.  La edad más fértil de una mujer es de los 20 a los 30 años.  En esta edad se tiene un nivel de fertilidad muy alto, pero la vida suele estar poco estable. Después siguen los estudios, la carrera profesional, empezar en el mundo laboral… Y aunque se está en el mejor momento de producción de óvulos de alta calidad, en muchas ocasiones todavía no se plantea concebir un hijo. Es importante que sepamos que a partir de los 35 años se reducen las posibilidades y cada vez es más difícil. Y por este y otros motivos debidos a las prioridades de cada uno, a los proyectos, al entorno  y a la vida social que han cambiado, cada vez más mujeres se someten a algún tratamiento de fertilidad como es el caso de la fecundación in vitro en Barcelona.

Y es que antes la mujer se casaba con el único objetivo de ser madre y tener hijos, pero hoy las prioridades son otras. Que las preferencias de una mujer han cam

biado , es cierto, pasamos parte de nuestra vida adulta formándonos, después de tantísimo esfuerzo queremos empezar una carrera profesional, y además encontrar una pareja estable, hecho que muchas veces es una misión difícil. Y una vez has conseguido todo esto ya tienes entre 30 y 40.

Son muchas las causas que producen infertilidad. Se dice que si una pareja lleva más de un año intentando tener un hijo, y no lo ha conseguido, ya tiene problemas de esterilidad.  A las causas masculinas, como alteración del semen o en la eyaculación, y las femeninas, son obstrucciones en las trompas o anomalías uterinas, e incluso sociales. A todas ellas se le suman problemas reproductivos inexplicables que no encuentran ninguna solución médica.

Es cierto, que aunque un tratamiento de fertilidad no nos produzca ningún efecto dañino a nuestra salud, si nos produce un desgaste tanto económico como físico y el que más cuesta de curar, un desgaste emocional y psíquico.

Actualmente, el diagnóstico genético preimplantacional va único a cualquier tratamiento de fecundación in vitro en aquellos casos que el bebé sea susceptible de formarse con algún tipo de alteración genética o cromosomática; o en situaciones en la que los padres puedan ser portadores de alguna enfermedad o dolencia que no pueda ser tratada más tarde.

Los cambios genéticos que permite hacer este avanzado tratamiento se lleva a cabo en el embrión previamente a ser implantado en el útero femenino. Primeramente se realiza una biopsia embrionaria mediante la que se extrae una célula del embrión, para en segundo lugar llevar a cabo un análisis de la muestra en cuanto a un estudio genético. Dependiendo los resultados obtenidos, se decidirá el embrión que será transferido al útero de la madre.

La técnica del diagnóstico genético preimplantacional, se encuentra regulada por el Artículo 12 de la Ley 14/2006, en la que se recoge que:

1. Los centros debidamente autorizados podrán ejercer su trabajo con dicha técnica para:

-          Detectar enfermedades hereditarias graves, de aparición precoz y no susceptible de tratamiento curativo posnatal con arreglo a los conocimientos científicos actuales y con el objetivo de llevar a cabo la selección embrionaria de los preembriones no afectados para su transferencia.

-          La detección de posibles alteraciones que puedan comprometer la viabilidad del preembrión.

2. La aplicación de técnicas de diagnóstico preimplantacional para cualquier otra finalidad no comprendida en el anterior apartado o cuando se pretenda practicar la combinación con la determinación de los antígenos de hotocomplatibilidad de los preembriones in vitro con fines terapéuticos para terceros, requerirá de la autorización expresa de la autoridad sanitaria correspondiente, previo informe favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, que deberá evaluar las características terapéuticas, clínicas y sociales de cada caso.

Fecundación in vitro, una web en la que hablamos de la importancia de la fecundación in vitro, que es, por que se necesita,…